Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos de interés. Al continuar navegando entendemos que se acepta nuestra política de cookies Aceptar

Noticias » ¿Como elegir que bolsa de basura necesitamos?

16 de Octubre de 2017 0 11631

En el mercado disponemos de muchas opciones de bolsas de basura ¿Cómo elegir el modelo óptimo?

¿Como elegir que bolsa de basura necesitamos?

Usar una bolsa de basura tiene aspectos tanto prácticos como higiénicos, por un lado facilita el vaciado del cubo tan solo con recoger la bolsa y, al ser esta desechable, disminuimos enormemente las tareas de limpieza, minimizamos olores y conseguimos así un proceso de eliminación de residuos mas higiénico.

Una buena regla para elegir bolsa es usar una que posea un contorno un 10% superior al perímetro de nuestro cubo, así podemos doblar la parte superior de la bolsa sobre la boca del cubo y evitar derrames accidentales. Un elemento muy útil es la colocación de un aro sujeta bolsas, algunos contenedores de basuras llevan incorporado dicho aro sujeto al contenedor con una bisagra, una vez colocada la bolsa descendemos el aro sobre la boca del contenedor y la bolsa queda sujeta.

¿Como medimos el grosor de una bolsa de basura? Se mide en galgas, que tienen su equivalencia en micras que a su vez se define como la millonésima parte de un metro. Estas medidas se usan habitualmente para la medición de espesores finos. Así, por ejemplo si hablamos de una galga de 160, se corresponderá con 40 micras. A mayor galga mayor espesor. ¿Es conveniente aumentar los espesores? Hay que buscar el equilibrio, puesto que un gran espesor implica mayor rigidez y mayor peso de la bolsa, y poco espesor suele ser equivalente a poca resistencia. Una buena solución es el espesor de galga 160, proporciona bolsa flexible y muy resistente para los usos habituales.

Si bien uno de los puntos de rotura habituales es el fondo de la bolsa, por la fabricación de las bolsas en rollos, el fondo de cada bolsa tiene un sellado que individualiza una bolsa con respecto a la siguiente. El procedimiento habitual de cierre es el termosellado. Con el termosellado aplicamos calor y presión para fundir el polímero en una zona concreta y con ello sellar la bolsa. Debe hacerse a la temperatura correcta y el tiempo indicado para dar el resultado óptimo, una variación en los parámetros nos dará toda una partida de bolsas con propensión a la rotura.

Compartir en
Comentarios (0)

Añade tu comentario

Comentarios